El segundo año de Mourinho

En la misma rueda de prensa en la que fue presentado como entrenador madridista, Jose Mourinho remitió a todos a valorar su trabajo en la segunda temporada, cuando según él se notaría que el equipo ya sería "su" equipo y llegarían los resultados. Fue una manera de ganar una campaña de tregua y postergar los exámenes. Ahora ha llegado el momento de poner notas.

El segundo año de Mou (Foto: DC)
El Real Madrid se ha mostrado como un equipo intratable en la Liga, un título que ha alzado a tres jornadas del final y derrotando al mejor equipo del mundo en los últimos años. Su mano a mano con el Barcelona le ha llevado a tener que buscar casi los 100 puntos (tiene 97 a falta de un encuentro), una cifra cimentada en 31 victorias en 37 partidos. Sólo dos derrotas ha sufrido, y los cuatro empates cosechados se han tomado como tropezones, un reflejo de la superioridad y regularidad que ha mostrado durante toda la competición el equipo blanco.

A la hora de comparar estos registros con los que logró la Liga 2010-11, la primera de Mourinho, las similitudes sorprenden: 29 victorias, cinco empates y cuatro derrotas. En el apartado goleador es donde se han destacado los madridistas: en la actual llevan 117 goles por los 102 que marcaron en la anterior (31 a 33 encajados).

Con el título ya en las vitrinas del Bernabéu, es evidente que el rendimiento en esta competición ha sido mejor a la temporada de debut del técnico luso cuando quedó segundo tras los culés. Ha sido el justo campeón tras ganar en campos como el Camp Nou, Calderón, San Mamés o Mestalla, y practicar un fútbol demoledor y atractivo en la primera vuelta que hizo que sus rivales le vieran imbatible.

En la Copa del Rey, el único trofeo que alzó la campaña pasada, fue apeado por el Barcelona en los cuartos de final. Anteriormente eliminó a la Ponferradina y al Málaga. Desde el primer momento se observó en las declaraciones de Mourinho y en sus alineaciones que esta competición no era esta vez una prioridad.

La Champions League queda de nuevo como la asignatura pendiente, la Décima tendrá que esperar un año más. Pese a llegar a semifinales y caer eliminados en los penaltis ante todo un Bayern de Múnich, su actuación en la máxima competición europea de clubes no se puede considerar como destacada o muy buena. Simplemente cumplió, sucumbiendo ante el primer rival de entidad que se cruzó en su camino.

Con autoridad y sin problemas superó la fase de grupos (Lyon, Ajax y Dinamo de Zagreb fueron los oponentes), y el bombo fue benévolo con los blancos al emparejarles en octavos con el CSKA de Moscú y en cuartos con el APOEL, dos conjuntos claramente inferiores. Robben, Ribery y compañía fueron los primeros huesos duros de roer y no pudieron con ellos. Fue en semifinales cuando se despidieron de la Copa de Europa en la campaña 2010-11, a manos del Barcelona, la misma ronda, pero con un camino mucho más difícil.

Mourinho termina así su segunda campaña en el banquillo del Real Madrid con un título, igual que en la primera, pero éste con un valor y una dificultad muy superiores. En este apartado su nota debe mejorar a la precedente, pero en donde no lo hace es en la Liga de Campeones. Esa asignatura se la lleva pendiente para la próxima temporada.

Comentarios

Entradas populares de este blog

'The Joshua Tree' - U2

Salvados

"Más suerte" - Second